Madrid dispone de numerosos kilómetros de carriles bus que permiten priorizar el transporte colectivo para favorecer la movilidad en la ciudad