Lo que está pasando en el Conservatorio Teresa Berganza es un caso que está encima de la mesa desde el año 1994. La comunidad educativa ha puesto de manifiesto en diversas ocasiones las deficiencias que en materia de seguridad tiene el edificio, una demanda a la que esta Corporación debe atender. Se solicitó, por tanto, una nueva visita Bomberos con el objetivo de actualizar la situación en la que se encontraba el edificio y fue tras la última visita cuando Bomberos emitió un informe – con fecha 26 de enero- en el que se reiteraban las deficiencias en materia de seguridad. Así, el pasado viernes 10 de febrero, el Distrito de Latina decide comunicar formalmente a la Comunidad de Madrid la necesidad de subsanar las deficiencias en materia de seguridad.

Desde el primer momento, el Ayuntamiento –a través de la Junta de Distrito y el Área competente- ha intentado trabajar y colaborar con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid – responsable de la actividad y del uso del inmueble-. El pasado 15 de febrero se celebró una reunión informativa con la comunidad educativa del centro (padres, madres, profesores y alumnos/as) con el objetivo de ofrecer toda la información disponible. A dicha reunión fueron convenientemente invitados tanto la Consejería de la Comunidad de Madrid como la Dirección del Centro, aunque finalmente no asistieron. Desde el Ayuntamiento explicamos que, como no puede ser de otra manera, la seguridad de los vecinos/as es una línea roja que no podemos pasar por alto. Hemos trabajado y lo seguimos haciendo en buscar una solución tanto temporal como definitiva. Se ha propuesto trasladar, de manera temporal, la actividad al IES Antonio Machado (también propiedad de la Comunidad de Madrid) y el Ayuntamiento ha mostrado su disposición a ceder a la Comunidad de Madrid una parcela en la que se podría construir un nuevo Conservatorio que, ahora sí, cumpliese con la legislación vigente en materia de seguridad.
A fecha 22 de febrero, la Consejería de Educación ha remitido una carta en la que dice “ser receptiva a las sugerencias” que se han hecho desde la Junta, explicando además que “se subsanarán las deficiencias detectadas”. Ante esta respuesta, creemos que es necesario –y una muestra de compromiso- concretar qué plazos y qué mejoras se van a desarrollar en el centro; entendiendo que el actual emplazamiento del Teresa Berganza era una solución temporal para la construcción de un nuevo conservatorio; y es una solución temporal que ya tiene 20 años. En cualquier caso serán los técnicos y especialistas los que puedan valorar si esas soluciones planteadas dan respuesta a las deficiencias en materia de seguridad.

El Ayuntamiento de Madrid aboga también porque un distrito como Latina cuente con un Conservatorio propio, en una apuesta decidida para que la oferta artística y cultural de la ciudad trascienda a la almendra central. Reiteramos que la Comunidad de Madrid puede solicitar una parcela al distrito para la construcción de un nuevo Conservatorio; una parcela dotacional que ya existe y esperamos albergue unas instalaciones a la altura de los vecinos y vecinas.