Pasear por el Madrid más icónico, ese que no falta en los folletos turísticos ni en los trayectos de cualquier visitante,  es seguir la huella de un palermitano, arquitecto e ingeniero militar, formado en la Accademia di San Lucca de Roma, y de cuyo nacimiento se cumplen este año tres siglos: Francesco Sabatini. A él le debemos la finalización de las obras del Palacio Real, la Real Casa de la Aduana o uno de los mayores hitos de la ciudad, la Puerta de Alcalá. Son solo unos ejemplos.

Fue en Madrid donde se encumbró, donde desarrolló gran parte de su obra, y donde falleció. Su legado es tan rico que son muchas las instituciones que le han hecho un hueco en sus distintas programaciones.  El Ayuntamiento se ha sumado a este Año Sabatini, incluyendo de entrada tres nuevas visitas guiadas dentro de Pasea Madrid, el programa de  recorridos guiados gratuitos que desarrolla el Área de Cultura, Turismo y Deporte y que cada año ofrece más de  una veintena de itinerarios  con 25.000 plazas para conocer y disfrutar del valioso patrimonio cultural que atesora la ciudad.

El plazo de inscripción se abrirá el próximo19 de abril a las 10:00 horas en esta página web.  Tenlo en cuenta.

Solo un anticipo

Los tres nuevos recorridos -Sabatini en Madrid, Sabatini en la corte de Carlos III y Sabatini y el Madrid Ilustrado- son solo un anticipo del programa cultural del Año Sabatini, que permitirá conocer el gran legado histórico que dejó en la ciudad de Madrid.

Los tres contarán con dos visitas por semana a partir del 1 de mayo, y en esta primera fase, de mayo a julio, ofertan 800 plazas del total de 11.400 que supone la segunda convocatoria del programa Pasea Madrid. Las visitas se realizarán en grupos de diez personas, un aforo susceptible de ampliación en caso de que lo permitan las autoridades sanitarias. Por supuesto, siempre cumpliendo con la premisa de #CulturaSegura.

Aquí tienes las rutas detalladas para que puedas elegir mejor:

  • Sabatini en Madrid se inicia en los jardines que llevan su nombre junto al Palacio Real. Prosigue por el propio Palacio Real, el de Godoy, la Basílica de San Francisco el Grande, el Palacio de Uceda, la calle Mayor, la Real Casa de Aduanas, el paseo del Prado y finaliza en la Puerta de Alcalá.
  • Sabatini en la corte de Carlos III arranca en el Palacio de Godoy, en la plaza de la Marina Española con Bailén, con visita incluida a su interior; el Palacio Real; la Basílica de San Francisco el Grande; el Palacio de Uceda, conocido también como el Palacio de los Consejos, en la calle Mayor para finalizar en la plaza de la Villa.
  • Sabatini y el Madrid Ilustrado se inicia en la Puerta del Sol para ir a la Real Casa de Aduanas (con visita a su interior), proseguir por el paseo del Prado, la Puerta Real del Real Jardín Botánico y concluir en la Puerta de Alcalá.

Antes ingeniero que arquitecto

Nacido en 1721 en Palermo (Sicilia), fue discípulo de Luigi Vanvitelli, arquitecto oficial del papa Clemente XII, y a lo largo de su vida fue evolucionando del barroco tardío inicial hacia el clasicismo. Arquitecto e ingeniero militar, esa formación castrense marcaría sus obras y sería una de sus señas de identidad: austeridad, economía de recursos arquitectónicos. Como señala la Real Academia de la Historia, Sabatini “siempre antepuso su condición de ingeniero a la de arquitecto, lo que le valió el estigma de carecer de estilo propio. Su concepción militar de la arquitectura, supeditada al enfoque práctico ingenieril, le llevó a buscar elementos constructivos a los que imprimir un orden compositivo arquitectónico”.

Desde que fuera llamado a la Corte española por Carlos III, Madrid le debe mucho más que un magnífico patrimonio monumental y arquitectónico, ya que su mano está detrás de muchos de los grandes proyectos que el monarca abordó para poner a Madrid en línea con las otras grandes ciudades europeas: desde servicios básicos de alumbrado público y alcantarillado, hasta el adoquinado de calzadas. De ahí, la fama de mejor alcalde de Madrid que acompaña al monarca a lo largo de los siglos.