Anochecer en el parque (Foto: Enrique Escorza)

 

La edición 2019 de Veranos de la Villa arranca su semana de clausura a lo grande.  Low, toda una institución de la música indie y el pop-rock, ofrece un concierto en Madrid Caja Mágica (Usera) el martes 27 de agosto a las 21 horas. Tempos lentos, arreglos minimalistas y armonías vocales convierten los  directos de esta banda de Duluth (Minnesota) en una especie de liturgia, conjugando calma y tormenta en un equilibrio perfecto. En esta gira por Europa presentan su último disco, Double Negative, editado el año pasado. (Acceso con descarga o recogida previa de entradas).

El miércoles 28 llega el turno de la segunda presentación de Pelea villana, una diatriba verbal a modo de pelea de gallos con la ciudad como tema a partir de los textos creados por el antropólogo Adolfo Estalella y el rapero Javier Benedicto e interpretados por Arkano, Erika 2 Santos, Sara Socas y Vlack Motor. En el Anfiteatro Marta Rodríguez-Tarduchy (Fuencarral – El Pardo) a las 21 horas. (Acceso libre hasta completar aforo).

 

Zarzuela-cabaré con Rodrigo Cuevas

Entre la huerta y el cabaré, entre lo castizo y lo cosmopolita, este programa propone, desde un prisma contemporáneo, un viaje heterodoxo por las mil y una caras de la zarzuela de la mano del artista asturiano Rodrigo Cuevas, que agita desde hace un tiempo el folklore y la música popular española. Barbián: zarzuela-cabaré con Rodrigo Cuevas podrá verse el 29 y 30 de agosto en el Auditorio al aire libre del Parque Forestal de Entrevías. (El acceso es libre hasta completar aforo).

 

Anochecer en el parque: baile de luces en el cielo de Madrid

A lo largo de estos últimos cuatro años la coreógrafa Cuqui Jerez y el maestro pirotécnico José Luis Jiménez, de Pirotecnia Vulcano, han conformado un curioso tándem con el que han sorprendido a todos. En esta edición, se suma al equipo el DJ y asesor musical Pascal Moscheni como diseñador de sonido. Veranos de la Villa invita a contemplar sus fuegos artificiales, un baile de luces en el cielo de Madrid desde las praderas del parque Enrique Tierno Galván. El domingo 1 de septiembre, el festival despide así el verano y clausura su edición 2019 deseando que el artificio y el fuego sigan iluminando el otoño y lo que esté por venir.