Los 68 centros de la Red Municipal de Escuelas Infantiles de Madrid reabrirán mañana, 1 de julio, con todas las garantías posibles de seguridad. Así lo ha explicado este martes la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha considerado “fundamental” que el Ayuntamiento de Madrid haya adoptado un plan de conciliación posconfinamiento que se vuelque con las familias para que nadie pierda su empleo durante la crisis social.

Acompañada por el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, la vicealcaldesa ha visitado la Escuela de Educación Infantil Las Viñas en el distrito Moncloa-Aravaca, que será una de las 68 que reabran sus puertas desde mañana, para conocer las medidas de seguridad adoptadas en la reincorporación de los niños.

El principio fundamental para la reorganización de los centros será la formación de pequeños grupos que permanecerán estables en el tiempo, con una única educadora de referencia y que eviten el contacto con otros niños de diferentes grupos. De esta forma, en el nivel de 0-1 años habrá como máximo cuatro niños por grupo, mientras que en los niveles de 1-2 años y 2-3 años serán como máximo cinco niños por grupo. En total, en ningún caso se podrá superar el 50 % de la capacidad de todo el centro.

Además, los espacios de cada escuela estarán reorganizados para que haya lugares diferenciados para cada grupo, por lo que cada uno permanecerá en su aula sin transitar por diferentes espacios de la escuela y se priorizará el uso del patio. Asimismo, se desinfectarán con frecuencia las superficies, los juguetes y el material didáctico que utilicen los menores.

El Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha elaborado un plan de conciliación posconfinamiento que, además de incluir la reapertura de las escuelas infantiles, contempla la organización de los campamentos urbanos de verano con 1.500 plazas para aquellas familias que no puedan teletrabajar y un refuerzo del Servicio de Atención a las Familias con 6.000 horas adicionales en los meses de verano. /