Los servicios para mayores del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid han intensificado al máximo su contacto y atención a los usuarios antes, durante y después del paso de la borrasca Filomena. Según ha destacado la vicealcaldesa, Begoña Villacís, durante una visita a un centro de atención telefónica del Servicio de Teleasistencia Domiciliaria, se han llevado a cabo 26.494 llamadas de seguimiento, priorizando a los usuarios que presentaban una mayor vulnerabilidad. “La respuesta de los servicios municipales a las personas mayores de Madrid ha sido un caso de éxito”, ha valorado Villacís.

El Servicio de Teleasistencia, que atiende a 115.000 madrileños, comenzó a actuar en la semana previa al paso de la borrasca por Madrid, valorando las situaciones de mayor vulnerabilidad y contactando con estas personas para advertirles de la situación que se iba a producir y recordarles las medidas de seguridad recomendadas.

Entre el viernes y el domingo, la Teleasistencia atendió 2.141 emergencias. De ellas, 184 han supuesto el envío de unidades de atención domiciliaria. El traslado de las unidades, que normalmente se hace en coche, se ha hecho a pie o usando la red de metro. Asimismo, se estima que se han incrementado en un 20 % las llamadas de seguimiento derivadas de las emergencias a familiares, al 010 o al 112.

Servicio de Comidas a Domicilio

También el Servicio de Comidas a Domicilio, que atiende a cerca de 3.100 mayores vulnerables, ha actuado con anticipación y ha adaptado sus operaciones. Según ha explicado durante la visita al call center el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, “ante la llegada de la borrasca, el viernes 8 de enero se sirvió a los usuarios comida extra por si el lunes no era posible hacer las entregas. El martes se pudo retomar el servicio con la colaboración de los Bomberos de Madrid y también de voluntarios que disponían de vehículos 4×4. De este modo, ningún mayor ha quedado desatendido”.

Por otra parte, el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), que atiende a aproximadamente 75.000 personas mayores de la capital, ha reorganizado sus labores con el objetivo de llegar a los usuarios más vulnerables. Se han dado instrucciones para priorizar, en primer lugar, las labores de atención personal a los mayores (higiene personal y movilizaciones) y la alimentación y, en segundo lugar, las tareas de limpieza del hogar.

Al igual que se ha hecho en el Servicio de Teleasistencia, también desde el SAD se ha procedido a valorar las situaciones de vulnerabilidad de los usuarios para dar prioridad en el servicio a los que más lo necesitan. Y, dadas las dificultades de movilidad de las propias auxiliares que trabajan en el SAD, se ha reorganizado el servicio de modo que puedan atender a los usuarios que estén más cerca de su domicilio.

Las personas mayores de Madrid se están viendo especialmente afectadas por las consecuencias de la borrasca Filomena, dado que la nieve y el hielo les impiden salir de casa y dificultan el acceso a sus hogares a las personas y servicios que habitualmente les atienden en sus necesidades. Tanto Villacís como Aniorte han felicitado a los profesionales de Teleasistencia por su trabajo en estos días, reconocimiento que han hecho extensivo a todos los trabajadores de los servicios municipales para personas mayores./