El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha un conjunto de medidas urgentes de carácter social para acompañar a los vecinos de los barrios afectados por las restricciones a la movilidad decretadas por las autoridades sanitarias a raíz de la COVID-19. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha anunciado este programa de refuerzo de la atención social al término de una visita que ha realizado a los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel.

La primera de las medidas consiste en un importante impulso al programa de Teleasistencia, por un lado con un refuerzo específico en la localización de personas mayores que viven solas y que no cuentan con un servicio de atención, con el fin de ofrecerles el programa y, por otro, poniendo en marcha una campaña informativa orientada a los usuarios de las zonas restringidas para informarles de su situación y facilitarles que conozcan todos los servicios municipales en caso de que tengan necesidades sociales o sanitarias.

En segundo lugar, el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha creado un protocolo de actuación de los centros de servicios sociales para los distritos con medidas de restricción a la movilidad basado en dos líneas: dar prioridad a los perfiles de especial vulnerabilidad (casos de agresiones, posibles desahucios, desprotección por motivos de salud, etc.) y asegurar que todos los centros de servicios sociales cuenten con atención presencial.

En este sentido, el Ayuntamiento continúa instalando puntos de información COVID, enmarcados dentro del programa ¿Puedo ayudarte? Respuesta social en calle. Estos puntos comenzaron su actividad el pasado martes, 22 de septiembre, y tienen un carácter itinerante, instalándose cada día en distintas ubicaciones de los barrios afectados.

Las carpas que acogen estos puntos están atendidas por personal del SAMUR Social, trabajadores sociales del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social y participantes en el programa Voluntarios por Madrid. Su finalidad es informar de los recursos municipales con los que cuentan los ciudadanos de los distritos afectados, además de detectar casos de extrema vulnerabilidad y remitirlos de forma inmediata a los servicios sociales para que puedan ser atendidos.

En tercer lugar, el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha lanzado de nuevo la Campaña de la buena vecindad con Voluntarios por Madrid con el objetivo de evitar que los más vulnerables tengan que salir de casa. A través de cartelería en los bloques de vecinos, el cuerpo de voluntariado municipal, formado por 16.000 personas, ofrece su ayuda a los más vulnerables en diversas actividades cotidianas como hacer la compra, bajar la basura, ir a la farmacia, etc.

Por último, el área social ha creado un comité de crisis para la atención a la emergencia en los barrios con restricciones. Cuenta con la participación de todas las direcciones generales y hace un seguimiento diario para dar respuesta inmediata a las necesidades que puedan surgir. /