La delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras ha querido comprobar ‘in situ’ el funcionamiento de los cursos para desempleados que realiza el centro de formación de Vicálvaro de la Fundación Laboral de la Construcción de Madrid. Higueras ha estado acompañada por la gerente de la Agencia para el Empleo, Belén García, y el presidente del Consejo Territorial de Madrid, Francisco Ruano Tellaeche.

La Agencia para el Empleo (AE) cuenta este año con dos cursos de formación de “actividades auxiliares de almacén” que imparte esta Fundación, con 210 horas lectivas cada uno. Higueras ha podido comprobar el funcionamiento de las aulas teóricas, la nave de taller de oficios y maquinaria, y la campa de grúas torre, interesándose por las actividades que se hace en cada una de ellas y departiendo con las alumnas y alumnos que están preparándose para obtener una cualificación profesional adecuada a las demandas de trabajo actuales.

Women can Build

La Fundación Laboral de la Construcción lidera el proyecto “Women can Build. Re-concepción de la formación profesional hacia una industria de la construcción en igualdad” en colaboración con la Agencia para el Empleo de Madrid aquí en España. La entidad cuenta con otros países europeos para llevar a cabo el proyecto como  Francia, Alemania, Portugal, Italia y Bélgica.

El fin de este proyecto, cofinanciado por el programa Erasmus+, es fomentar la igualdad en la formación profesional y la inserción laboral de las mujeres en el sector de la construcción. Va dirigido a mujeres jóvenes, a paradas de larga duración y, principalmente, que se encuentren en riesgo de exclusión social.

Se trabaja para romper las barreras culturales existentes y aumentar la sensibilidad de las mujeres hacia la construcción, haciendo especial hincapié en las actividades del sector con mayor inserción laboral. En este sentido, algunas de las medidas que se están llevando a cabo son  proporcionar a los centros de FP una perspectiva de género que les permita repensar su enfoque de formación y buscar oportunidades para un sector más igualitario; establecer medidas de asesoramiento que faciliten la transición de la industria de la construcción hacia una mayor sensibilización y equilibrio de género; lograr el reconocimiento de las competencias de género, entre otras.

El proyecto tendrá una duración de tres años y está previsto que finalice en agosto de 2020./