El primer centro para mujeres sin hogar víctimas de violencia de género, ubicado en Hortaleza, estará distribuido por apartamentos independientes para hacer énfasis en la recuperación de la vida autónoma de las usuarias. Así lo ha anunciado este martes el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, quien ha explicado en la comisión del área que será el primer centro de acogida en la ciudad de Madrid en tratar de una forma específica y personalizada la violencia de género sufrida por las mujeres sin hogar.

Una de las novedades de este centro será la incorporación del primer equipo de psicólogas especializadas en violencia de género en el marco de la Red de Personas Sin Hogar. Estas profesionales trabajarán de forma intensiva caso a caso, estableciendo diagnósticos y seguimientos específicos, favoreciendo así el trato personalizado a las mujeres. En este sentido, Aniorte ha subrayado que “las mujeres son en torno al 15 % de las personas sin hogar, pero sufren unas condiciones de exclusión y violencia todavía más extremas que las de los hombres”, de ahí la necesidad de proponer una solución por la vía de la atención individualizada en el nuevo centro.

“El centro de Hortaleza estará distribuido por apartamentos que garantizan una mayor dignidad y una mejor atención para la recuperación de las mujeres”, ha destacado Aniorte durante la comisión. En este sentido, contará con 30 plazas para mujeres sin hogar, cinco plazas de emergencia, 60 de centro de día y 15 reservadas al traslado a pensiones para las mujeres que hayan logrado más autonomía fruto del proceso de atención social.

“La apertura de este nuevo centro supone un paso más en la política para la mujer sin hogar iniciada por el área social en julio de 2019 con el centro de Geranios”, ha explicado Aniorte, “y un impulso a la estrategia frente al sinhogarismo para dar una atención más individualizada”.

En esta línea de trabajo frente al sinhogarismo, el área cuenta también con el programa ‘No Second Night’, pionero en España, orientado a la atención temprana de mujeres que, o bien se acaban de quedar en la calle, o bien están en alto riesgo de hacerlo. Después de un proyecto piloto exitoso con 30 plazas, se han aprobado 50 nuevas plazas para convertirlo en un programa permanente. /