Aprender agroecología en la Universidad Social de Vallecas

La Universidad Social de Vallecas nos da la oportunidad de aprender sobre Agroecología en la ciudad, su potencial en la regeneración de barrios y en el desarrollo de tejido productivo y de empleo ligado a un modelo alimentario más sostenible y justo

Leer más

Huertos que sanan mentes

Madrid Salud dispone de tres huertos en los centros de San Blas, Usera y Villaverde en los que participan grupos cuyos usuarios se benefician de las bondades que estos espacios proporcionan a nuestra salud y bienestar.

Leer más

El huerto se convierte en aula para aprender haciendo

La red de huertos escolares sostenibles de Madrid. Cuando las lechugas colonizan las aulas

Poco a poco las lechugas y los tomates van colonizando las aulas de nuestra ciudad. El Programa de Huertos Escolares Sostenibles del Ayuntamiento de Madrid comenzó en el curso 2005-2006 y en la actualidad cuenta con 150 centros educativos implicados. Los huertos escolares son laboratorios vivos que permiten experimentar y profundizar en el conocimiento sobre el medio natural y el entorno rural/ urbano.

Leer más

Red de ciudades por la agroecología

 

El Pacto de Milán presenta la alimentación como una actividad que atraviesa todos los ámbitos de la vida en las ciudades y genera riqueza social, económica y cultural. Por tanto las políticas alimentarias son planteadas como transversales –incluyendo muy diversos niveles y departamentos de la administración– y con tanta importancia como para requerir la plena participación de los actores sociales y económicos del territorio. Entre las ciudades firmantes del documento inicial había 6 ciudades españolas, y en la actualidad son ya 16: Barcelona, Bilbao, Córdoba, Fuenlabrada, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Mieres,  Málaga, Oviedo, Pamplona-Iruña, Rivas-Vaciamadrid, Valencia, Villanueva de la Cañada, Vitoria-Gasteiz y Zaragoza. El Pacto está sirviendo para impulsar las agendas alimentarias en las ciudades, saltando de los huertos urbanos a perspectivas de sistema alimentario mucho más ambiciosas y profundas. Algunas ciudades pioneras, como Zaragoza, Vitoria-Gasteiz o el Área Metropolitana de Barcelona, están viendo cómo las acciones iniciales se fortalecen con un marco estratégico y con propuestas claras de evaluación.

Los avances se sienten especialmente en la construcción de marcos de gobernanza alimentaria abiertos y participativos. Es así como Barcelona, Valladolid o Vitoria-Gasteiz han trabajado en la construcción participada de Estrategias Alimentarias Locales; en Madrid y Córdoba se han creado comités de seguimiento del Pacto de Milán, reuniendo a varias concejalías y organizaciones sociales; y en Valencia se está constituyendo un Consejo Alimentario Municipal. Muchas ciudades -como Zaragoza- están trabajando en revitalizar el tejido agrario periurbano y en promover la agricultura ecológica. Otras se han volcado en reorientar infraestructuras públicas, como mercados de abastos y Mercas, para facilitar la distribución local y sostenible. También se trabaja para que las compras municipales (lotes de emergencia alimentaria, comedores sociales, guarderías y otras residencias, etc.) fortalezcan los tejidos de producción ecológica y de proximidad.

¿Qué son las Ciudades por la Agroecología?

Reunión en Zaragoza. Fuente: Red de Ciudades por la Agroecología

A partir de la firma del Pacto, el Ayuntamiento de Zaragoza, apoyado por la Fundación Entretantos y en el marco del proyecto “Huertas LIFE Km 0”, lanzó en 2016 el proyecto de crear una red europea “AgroEcoCities” de ciudades con políticas de enfoque agroecológico.

La Red se conformaría en diciembre de ese mismo año, en un seminario celebrado como espacio de intercambio de herramientas prácticas al que acudieron representantes de ciudades francesas, belgas, británicas, alemanas y españolas. La elevada presencia de ciudades españolas, así como la existencia de necesidades comunes y diferentes a las de otros países, llevó al Ayuntamiento de Zaragoza a lanzar un proceso paralelo, la Red de Ciudades por la Agroecología, asumiendo en principio la misma visión que la Red Europea sobre el enfoque agroecológico de las políticas alimentarias urbanas:

  • Son ciudades que desarrollan políticas con perspectiva de sistema alimentario, poniendo el foco en la agricultura profesional y en relacionar campo y ciudad;
  • promueven la agricultura ecológica en las agriculturas periurbanas, como forma de restaurar ciclos y funciones ecológicas en estos agroecosistemas;
  • preservan el suelo agrario periurbano para cultivar en ecológico y promover la renovación y revitalización de una cadena alimentaria sostenible y justa;
  • acortan distancias entre producción y consumo a través de compra pública sostenible, articular el sector, adaptar normativas y ceder infraestructuras públicas (MERCAs, mercados de abastos, mercadillos de calle, etc.) para facilitar las redes locales de distribución y mejorar el acceso a los alimentos para el conjunto de la población, y especialmente para los grupos sociales de menos ingresos;
  • construyen las políticas alimentarias locales desde la articulación y participación entre Administración y actores sociales y económicos; y se coordinan entre distintos niveles y departamentos para desarrollar políticas integrales.

Encuentro estatal en Valencia, como evento previo a la Cumbre mundial de alcaldes de ciudades firmantes del Pacto de Milán

A lo largo de 2017 la Red estatal de Ciudades por la Agroecología ha conformado 3 Grupos de Trabajo (Gobernanza Alimentaria; Asesoría a nuevos emprendimientos agroecológicos y acceso a la tierra; y Logística y Distribución) y está consensuando un texto para la adhesión formal de las ciudades (hasta el momento se han interesado 20, casi todas ellas capitales de provincia) que se espera comiencen a adherirse antes de fin de año. A su vez, está preparando para septiembre en Valencia un encuentro estatal denominado “Sociedad Civil, Alimentación y Ciudades Sostenibles”.

A este encuentro acudirán administraciones locales acompañadas de organizaciones sociales y económicas en las que ya se apoyan para desarrollar estas políticas en cada territorio. Se pretende así construir un relato plural sobre las políticas alimentarias urbanas, compartido por todos los actores locales implicados, incluidos los del medio rural.
Este tipo de procesos señalan que no sólo es posible hacer política de abajo arriba, sino que también hay muchas formas de mejorar los retornos que los sistemas alimentarios devuelven a la sociedad. Y que la agricultura y la alimentación pueden volver a ser de nuevo una fuente importante de riqueza social, ecológica y económica para toda la sociedad. Sólo hace falta trabajar desde una nueva perspectiva de la alimentación, y ese trabajo ya está teniendo importantes frutos.