Huertos comunitarios, oasis comestibles en la ciudad

En los últimos años ha ido creciendo el número y diversidad de huertos que podemos encontrar en Madrid. Además de los huertos comuntarios que nos ocupan, hay huertos terapéuticos ligados a centros de Madrid Salud, y una Red de Huertos Escolares Ecológicos en la que participan más de 130 colegios y en la que nos centraremos en una futura entrada…

El Programa Municipal de Huertos Urbanos Comunitarios, con un recorrido de 3 años, es un buen ejemplo de participación ciudadana, de cogestión de equipamientos públicos, y de colaboración público-social. Un modelo que merece la pena compartir y extender a otras ciudades, por este motivo en la Mesa de Seguimiento del Pacto de Milán se ha decidido que se presente a la convocatoria de premios 2017 del Pacto de Milán en la categoría de Gobernanza. El premio de esta convocatoria se destinaría a ejercer una labor de asesoramiento para replicar la iniciativa en otras ciudades adaptándolo a sus peculiaridades locales.

Huerto Batán. Fuente: Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid. Informe 2017. Departamento de Educación Ambiental, Ayuntamiento de Madrid

Más de 50 huertos comunitarios…

Hasta 2010 son escasos los ejemplos de huertos en nuestra ciudad, en ese año los huertos comunitarios existentes en distintos espacios de Madrid se comienzan a coordinar, la FRAVM crea una comisión de huertos vecinales para asesorar a asociaciones interesadas en desarrollar este tipo de proyectos, y se constituye la Red de Huertos Urbanos Comunitarios  de Madrid (ReHd mad!), que en 2012 es reconocida como Buena Práctica de Sostenibilidad Urbana por Naciones Unidas.

Ante la multiplicación de huertos y respondiendo a la creciente demanda de espacios de cultivo en la ciudad, en 2014 el Ayuntamiento comienza a desarrollar su Programa Municipal de Huertos Urbanos Comunitarios, considerando la necesidad de regularizar las distintas situaciones de los huertos existentes y de mejorar el estado de precariedad en el que se encontraban muchas iniciativas (sin posibilidad de acceso a agua, por ejemplo). El programa se coordina desde el Departamento de Educación Ambiental del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad.

El procedimiento para la cesión de estos espacios comienza con la identificación de áreas vacantes en los distintos distritos aptos para su uso como huerto, en general se trata de suelos calificados como zona verde. Se realiza un concurso público para su cesión temporal, en el que pueden participar asociaciones sin ánimo de lucro que presentan un proyecto comunitarios de carácter ambiental, educativo, social… que desarrollarán en ese espacio.

Todos los huertos parten de unos mismos recursos básicos facilitados por el Ayuntamiento: vallado perimetral, acometida de agua, caseta de herramientas, tierra vegetal y abono, panel informativo, y periódicamente se ofrece plantón de los viveros municipales y otros materiales que pueden ser de utilidad como tablones de madera. Sin embargo cada huerto es diferente, pues las personas que participan en ellos definen el diseño, construye sus bancales de cultivo y el mobiliario para las zonas de descanso, deciden qué se planta y dónde, tanto hortalizas, como frutales, aromáticas o plantas ornamentales… realizan colaboraciones con distintas entidades y colectivos de sus barrios, y actividades abiertas. Así cada huerto tiene su propia personalidad, que responde a los espacios y personas que los conforman, en un ejemplo de lo que a la gente que forma la RedhMad! le gusta denominar “hortodiversidad”.

Huerto Manoteras. Fuente: Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid. Informe 2017. Departamento de Educación Ambiental, Ayuntamiento de Madrid

Más allá de la actividad hortelana, los huertos comunitarios se han convertido en centros sociales y culturales al aire libre, de esta forma mientras en el huerto de Manoteras en Hortaleza son habituales los conciertos de arpa en las noches de verano, y en el huerto de Adelfas en Retiro se puede participar en una tertulia filosófica en sus meriendas epicúreas, el huerto de la Cornisa celebra picnics solidarios para recaudar fondos para organizaciones sociales (contra la violencia de género, por los refugiados, etc)… además de muchas otras actividades que podéis encontrar en vuestros huertos más cercanos.

También se realizan eventos conjuntos, como bicicletadas, encuentros, ferias… y para aquellas personas que se inician en el mundo de la agricultura urbana se han facilitado recursos formativos, tanto en el Centro de Información y Educación Ambiental El Huerto del Retiro, como a través del programa Ciudad Huerto, en sus talleres itinerantes por distintos huertos de la ciudad, una buena oportunidad para aprender a la vez que se conocen distintos huertos de la ciudad.

Está previsto que este verano comience la construcción de la Escuela Municipal de Huerta Urbana de San Fermín, en el distrito de Usera, un espacio con un interesante pasado en relación a los huertos urbanos, ya que hasta principios de este siglo acogía numerosas huertas en precario. En el proceso de definición de la Estrategia Alimentaria se han debatido propuestas concretas para este espacio, como es su consolidación como cuña agraria, siguiendo el curso del Manzanares en el sureste de Madrid. Una forma interesante de configurar una red de espacios productivos que supere el límite municipal y apunte hacia una conexión física urbano-rural.

Fuente: Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid. Informe 2017. Departamento de Educación Ambiental, Ayuntamiento de Madrid

Derecho a la alimentación: de dónde partimos

El Pacto de Milánacuerdo que suscribió el Ayuntamiento de Madrid en 2015,  habla de “asegurar comida sana y accesible a todos en un marco de acción basado en los derechos“. El derecho a una alimentación adecuada es un Derecho Humano reconocido internacionalmente y, aunque no haya quedado reflejado en nuestra Constitución, asegurarlo debería ser un objetivo básico de cualquier gobierno que se preocupe por el bienestar de la población. En el proceso de redacción de la estrategia alimentaria hemos dedicado varias sesiones en grupos de trabajo a analizar el problema en nuestra ciudad y plantear medidas que atajen la pobreza alimentaria.

De dónde partimos

No hay datos oficiales sobre pobreza alimentaria en Madrid, pero sí sabemos que en 2014 y según datos del ICV-INE, un 27,6% de la población de Madrid vivía en situación de riesgo de exclusión social. Como a veces nos cuesta darle significado a las cifras, vamos a traducirlas: Mira a tu alrededor, según las estadísticas una de cada tres personas con las que te cruzas por la calle, está en riesgo de exclusión, o tal vez eres tú… si es tu caso, ya sabes que no eres el único, ni la única. Las estadísticas también dicen que esa población en riesgo no se reparte por igual por todos los distritos, hay más en los del sur. También dicen las cifras que la población infantil presenta los mayores porcentajes de pobreza monetaria (34,5%), y sabemos que menores recursos económicos suelen ir asociados a peores condiciones materiales y peor alimentación.

El enfoque de derechos

Hay programas específicos que abordan el problema: el servicio municipal de reparto de comida a domicilio para mayores de 65 años sirvió cerca de 260.000 menús y atendió a casi 2.000 personas en 2015.  Los comedores sociales de la Comunidad de Madrid proporcionan servicios diarios de desayuno, comida y/o cena, para personas que carecen de recursos. Otros comedores están vinculados a órdenes religiosas, hay bancos de alimentos y colectivos sociales que han organizado una red de despensas solidarias y comedores populares. Estudios de la Universidad Complutense de Madrid (Luis Nogués) hablan de 304 puntos de reparto de alimentos, que atienden a 150.000 personas.

En las mesas de trabajo de la estrategia, las ideas eran claras: “Ante un problema estructural, serían necesarias soluciones estructurales, integrales y con continuidad. Pero se siguen poniendo parches, con soluciones paternalistas que generan dependencias, lesionan la autoestima y cronifican la pobreza”. Hay que cambiar el enfoque; el Pacto contra el Hambre, formalizado en 2015 por el Ayuntamiento de Madrid, pretende situar en la agenda política el problema de la malnutrición y la desnutrición. En la estrategia alimentaria trabajamos sobre varias ideas, contando con lo que ya ha avanzado el Plan Estratégico de Derechos humanos, que ha incorporado el tema de la alimentación y que está ahora definiendo su programa operativo.

Ideas para la estrategia alimentaria

Algunas ideas que se van perfilando para ser integradas en la estrategia alimentaria, que complementan políticas públicas existentes o muestran nuevas vías de acción:

  • El derecho a la alimentación con modelos agroecológicos para la autonomía y la transformación social, superando el enfoque de “ayuda alimentaria” para adoptar un modelo agroecológico y solidario, con un sistema que no estigmatice a la población, que se base en alimentación sana y saludable,  que genere autonomía y no cronifique la dependencia.
  • Canales de donación y distribución de alimentos no cocinados, aprovechando los excedentes alimentarios para satisfacer necesidades de alimentación de la población con dificultades, en condiciones dignas. Ya existe un punto en Mercamadrid, se plantea contar con un plan de coordinación y acopio en otros puntos dentro de la ciudad.
  • Revisión de las ayudas de emergencia social, para agilizarlas y defender ante la Comunidad de Madrid la necesidad de una renta mínima.

No son ideas que surgen de la nada… hay plataformas, entidades y colectivos que vienen trabajando en el tema desde hace mucho. Pudimos escucharlos y aprender en la II Conferencia de la Carta contra el Hambre. Han participado a su vez en los talleres de la estrategia y han contribuido a dar forma a lo que aquí explicamos.

Junto a estas propuestas, ha habido otras para promover la actividad económica ligada a una relocalización de los sistemas alimentarios, con capacitación y apoyo a nuevos empleos. Iremos infomando, pero avanzamos que se plantea que uno de los colectivos destinatarios preferentes del plan sea la población vulnerable, como vía de inserción laboral e inclusión social.

Cada idea cuenta

La celebración del día del Medio Ambiente, discurrió con actividades en torno a la alimentación sostenible y el Pacto de Milán. Hubo espacio para enterarse sobre los huertos urbanos, los comedores escolares ecológicos, el comercio justo, los parques agrarios, la venta directa de hortelanas y productores cercanos a Madrid, así como aprender sobre multitud de iniciativas para reducir el desperdicio alimentario y diversas campañas ciudadanas en defensa de los suelos, de la agroecología y de otro modelo de alimentación.

Ideas que se abren paso

En medio de tanta actividad, creamos un espacio para alimentar la estrategia alimentaria de Madrid, que está diseñándose justo ahora. Fue un espacio en el que escuchamos las ideas que nos quisieron contar y les dimos forma de dibujo, con ilustraciones que quedaron en un panel, desde el que invitamos a pensar cómo desde el acto cotidiano de comer se pueden conseguir cambios que benefician al medio ambiente, al planeta y a las personas que lo habitamos.

Fue muy positivo ver cómo hay una considerable sintonía entre lo que escuchamos en la calle, en el paseo del Prado, y lo que se está generando en los talleres participativos. Parece que bastantes principios, que ayudarían a hacer más sostenible el modelo alimentario, forman parte ya de nuestro imaginario colectivo. Un buen punto de partida para ese gran reto que es convertir las ideas en realidad. Os dejamos aquí una pequeña muestra de la sabiduría popular, que van más allá de lo que se puede pedir a las políticas públicas:

Porque cocinar No es perder el tiempo

Entusiasta, enérgica y muy convincente, Charo vecina del Pozo del Huevo, nos insistía en la importancia de recuperar el gusto por la cocina, el tiempo para cocinar y compartir. Ella lo tiene claro, cocinar No es perder el tiempo.

Muchas voces escuchamos que estaban muy sensibilizadas con la necesidad de reducir la generación de residuos, de envases y plásticos asociados al consumo de alimentos. Frente a los alimentos cada vez con más envoltorios y con dosis más pequeñas, se demandaba más compra a granel e incluso, habilitar espacios en las comunidades de vecinos para compras comunitarias. Y apoyar también producciones más cercanas, reduciendo las necesidades de transporte y el impacto que este tiene en el medio ambiente.

Muchas otras ideas: para fomentar y favorecer dietas saludables, educación nutricional, espacios para huertos o cambios normativos… Múltiples ideas, semillas para una estrategia alimentaria, que atenderemos con cuidado para que vayan creciendo hasta dar frutos.

Otras semillas, estas reales, de cebollas y tomates, procedentes del Área de Medio Ambiente, estuvieron también presentes. Cientos de personas, de todas las edades pudieron preparar pequeoás macetas de fibra de coco, con semillas, bajo el lema “Siembra un Madrid para comértelo”.

 

 

 

Madrid Alimenta: vente el domingo a celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente en Pasea Madrid

Este año la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente se centrará en Madrid en la promoción de la alimentación sostenible y el Pacto de Milán. En octubre de 2015 el Ayuntamiento de Madrid firmó el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán, un pacto auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura que ya han suscrito más de 100 ciudades de todo el mundo. El pacto aboga por que las ciudades impulsen sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, seguros y diversificados que aseguren comida sana y accesible a toda la población, situando la participación ciudadana en el diseño de las políticas públicas sobre alimentación como tareas fundamentales. Ya llevamos dos talleres celebrados en mayo, y puedes apuntarte aquí al próximo, que será el 28 de junio.

 

Vamos a celebrar que Madrid está trabajando en una estrategia alimentaria, que hemos ampliado los huertos urbanos, que estamos viendo cómo reaprovechar el excedente de alimentos. A lo largo de toda la mañana del domingo el Paseo del Prado se llenará de actividades para mayores y pequeños, juegos y música, todo organizado por entidades ciudadanas, comunidades educativas, organismos oficiales y Ayuntamiento de Madrid que están trabajando para que podamos optar a una comida suficiente, saludable y producida en un entorno cercano, promoviendo así la economía social y solidaria de proximidad y rebajar la huella ecológica de la producción alimentaria.

 

Podrás asistir a talleres de nutrición y cocina, y agrocompostaje, o visitar un mercadillo agroecológico, preguntar todo lo que te interese en los puntos de información sobre los parques agrarios de la Comunidad de Madrid. El reparto de plantel ecológico y la siembra de semillas ecológicas serán algunas de las actividades que podrás aprender y disfrutar el domingo, entre las 11 y las 15hs en Pasea Madrid, en el Paseo del Prado.

Aquí tienes el díptico con el programa y plano de actividades, ¡para que no te pierdas nada!

Madrid alimenta, Alimenta Madrid. Te esperamos.

Pensando entre todos en la alimentación sostenible de Madrid

El 18 de mayo representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) España , Veterinarios Sin Fronteras-Justicia Alimentaria Global, Manos Unidas, Carta contra el Hambre, Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y otras organizaciones sociales, cooperativas, AMPA, centros de formación, federaciones de productores, asociaciones de comerciantes, personal técnico, investigadoras, vocales vecinales, colectivos ciudadanos, ONGs y particulares se reunieron para hacer aportaciones a la elaboración de la estrategia alimentaria de Madrid. Este proceso, que se desarrollará entre abril y septiembre, se aborda para cumplir uno de los objetivos recogidos en el Pacto de Milán, firmado por el Ayuntamiento de Madrid en octubre de 2015.

El taller se centró en tres líneas estratégicas del marco de acción del Pacto: dietas y nutrición con dos subgrupos de trabajo sobre educación y sensibilización y salud y nutrición; equidad y economía social, repartidas en acceso a la alimentación saludable para la población vulnerable, comedores institucionales y economía social y solidaria en el sector alimentación; y reducción del desperdicio alimentario.

Los debates y las reflexiones que se produjeron entre los más de cincuenta participantes dejaron claro que evolucionar hacia un modelo alimentario más saludable, justo, inclusivo y resiliente pasa por cambios de patrones de consumo y de dietas en los colegios, en los mercados, en los centros de atención primaria, en comedores sociales, en los hogares… Para lograr esos cambios, subrayaron, es fundamental el concurso de las Administraciones públicas a través de políticas públicas dirigidas a impulsar la educación alimentaria, dar a conocer alternativas y facilitar el acceso a alimentos sanos, saludables y producidos en condiciones justas.

Al finalizar el taller quedaron perfiladas algunas ideas, como incorporar la figura de dietista-nutricionista en los servicios de salud primaria; incluir programas sobre alimentación en los currículums escolares; hacer campañas sobre alimentación, consumo responsable y desperdicio para todos los públicos, pasando por medidas como apoyar redes de comercialización de productos agroecológicos dentro del marco de la economía social y solidaria, prestando especial atención a los mercados municipales o hacer efectivo el derecho a la alimentación cuestionando el actual sistema de ayuda alimentaria.

Los participantes recordaron que la alimentación es un sector clave para abordar la raíz de problemas como la obesidad y el sobrepeso, que afectan al 37% de la población infantil de nuestra ciudad según el Estudio sobre el estado nutricional y los hábitos alimentarios en niños de 3 a 12 años de centros escolares públicos del municipio de Madrid, o la insolvencia y pobreza alimentaria de los más de 450.000 hogares de la región en riesgo de pobreza, según la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, del INE.

El miércoles 24 ha tenido lugar el segundo de los talleres, en el que se han abordado la producción, distribución y consumo a través de distintos grupos de trabajo: almacenamiento, transporte y distribución; transformación y procesado; producción, venta y consumo; compostaje y reducción de residuos; formación, asistencia y financiación.

Si estás interesado/a en asistir a otras convocatorias, solo tienes que rellenar este formulario de inscripción. La próxima será el 28 de junio.

Además de los talleres hay un cuestionario disponible para colectivos y entidades relacionadas con la alimentación. Se trata de una vía complementaria para recabar información, iniciativas y sugerencias dirigida a la gente que no puede participar en los talleres presenciales.

Si quieres obtener información complementaria, puedes escribirnos aquí.

 

Participa en la elaboración de una estrategia de alimentación sostenible para Madrid

El 15 de octubre de 2015 el Ayuntamiento de Madrid firmó el Pacto de Milán por las políticas alimentarias urbanas, un documento de compromisos que suscribieron más de 120 ciudades de todo el mundo.

Con esta firma, el Ayuntamiento de Madrid se comprometía a avanzar en el desarrollo de un sistema alimentario basado en los principios de sostenibilidad y justicia social. Una apuesta por garantizar el derecho universal a acceder a una alimentación saludable; por fomentar la agricultura de proximidad y ecológica; por impulsar los circuitos cortos de comercialización y luchar contra el desperdicio de alimentos.

El Pacto de Milán es el primer protocolo internacional sobre materia alimentaria que remite a las ciudades, una cuestión que tiene su importancia si tenemos en cuenta que más de la mitad de la población mundial vive en entornos urbanos y que en 2050 serán ya las dos terceras partes de la población del planeta. No en vano, ya en 1992 el fundador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Maurice Strong, afirmaba en el discurso de clausura de la Cumbre de Río que la batalla global por la sostenibilidad se ganará o se perderá en las ciudades.

En este contexto, muchas grandes ciudades han empezado a abordar la alimentación de forma integral como fórmula para intervenir sobre problemas muy complejos que van desde los derechos sociales (desequilibrio en términos de acceso a los alimentos, insolvencia alimentaria…); los ambientales (alimentos que han recorrido miles de kilómetros contribuyendo al cambio climático, crisis energética, pérdida de biodiversidad…) y las ineficiencias del modelo económico (despilfarro alimentario de cerca de ⅓ de lo producido, concentración de poder en las grandes corporaciones a costa de productores y consumidores, etc.).

En Madrid, donde consumimos más de 5.000 toneladas de alimentos al día, el Ayuntamiento de Madrid ya ha puesto en marcha políticas que mejoran la distribución y el abastecimiento alimentarios, la protección social, la nutrición, la equidad, la producción alimentaria, la formación, la seguridad alimentaria y la reducción de los desperdicios, pero somos conscientes de que las que adoptemos en el futuro tienen que estar a la altura del reto que enfrentamos. Y ese reto requiere el diseño de una estrategia alimentaria local para Madrid.

Una estrategia: más que la suma de políticas

Esta futura estrategia permitirá contar con una visión compartida sobre un sistema alimentario más justo y respetuoso con la salud de las personas y del planeta y será la base para coordinar las políticas públicas municipales de manera que sean más eficientes y podamos avanzar hacia la soberanía alimentaria de la región.

El área de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social quiere hacer de la elaboración de esta estrategia un proceso participado abierto a la sociedad civil, a los pequeños productores y al sector privado vinculado al sistema alimentario, así como a personal técnico y académico.

Programación de talleres

El proceso participativo comenzará con dos talleres temáticos que se realizarán en el Terrario de Matadero Madrid durante el mes de mayo:

  • Jueves 18 de mayo, de 17.00 a 20.00: taller sobre dietas sostenibles, equidad social y económica y reducción del desperdicio alimentario. Abierto a agentes económicos y sociales
  • Miércoles 24 de mayo, de 17.00 a 20.00: taller sobre producción, abastecimiento y distribución alimentaria. Abierto a agentes económicos y sociales
  • Miércoles 7 de junio, de 10.30 a 14.00: taller de validación con sociedad civil y técnicos.
  • El 4 de Junio, dentro de las actividades de celebración del Día del Medio Ambiente en el paseo del Prado: Recogida de propuestas y taller “Siembra un Madrid para comértelo”

Para confirmar asistencia, por favor cumplimenta el siguiente formulario.

Con anterioridad a los talleres recibirás el documento de prediagnóstico en el que estamos trabajando, para que puedas leerlo y venir con tus aportaciones e ideas. Estamos deseando escucharlas, conversar contigo y trabajar de forma conjunta.

Mercados de alimentación sostenible en plazas del centro

Fechas Mercados Alimentación SostenibleLa preocupación por los hábitos alimenticios de las personas que vivimos en ciudades, el aumento de la obesidad y su relación con el cambio climático ha propiciado que el Ayuntamiento de Madrid firmase el Pacto de Milán el pasado mes de octubre, pocos días antes de los acuerdos de París en el marco de la Cop21.

Las personas que vivimos en las ciudades sufrimos el riesgo de alimentarnos con productos de peor calidad. La falta de producción ecológica o agrícola de cercanía supone un largo recorrido desde la producción de los alimentos hasta nuestra mesa, con el incremento de consumo energético y, por lo tanto, de emisiones contaminantes. El Pacto de Milán hace un diagnóstico fundamental para entender por qué las instituciones han de tener un papel activo en crear sinergias que permitan un cambio en nuestros hábitos alimenticios: no sólo porque la mitad de la población mundial reside en la actualidad en grandes ciudades, sino porque la malnutrición y el hambre están siendo una consecuencia no deseada de estos cambios demográficos y de consumo.

El próximo domingo 3 de julio en Distrito Centro comienza un proyecto piloto con el que se plasma el compromiso adquirido con la firma del Pacto de Milán. El proyecto consta de tres ejes: los mercadillos agroecológicos, los puestos de agricultura de proximidad y la feria agroalimentaria. La iniciativa trata de acercar a los consumidores madrileños los productos agrícolas que se cultivan en cercanía, en la propia Comunidad de Madrid, con especial atención a los productos ecológicos. Las plazas de Distrito Centro serán protagonistas de los sabores, olores y formas de productos que poco se parecen a los que podemos encontrar en los supermercados, porque no están tratados químicamente, porque son saludables, de temporada y producidos de manera sostenible. De esta manera se desarrolla una estrategia a favor de un sistema alimentario más sostenible, justo y saludable que intenta equilibrar los intereses urbanos y rurales.

Acercarse el domingo 3 a la plaza de Isabel II, metro de Ópera, para conocer el mercado agroecológico es toda una oportunidad para descubrir cómo mejorar los hábitos alimenticios urbanos. Esta iniciativa recorrerá las plazas de Distrito Centro durante el mes de julio.

El pacto de la política alimentaria urbana de Milán se puede leer aquí (PDF). El pasado mes de junio se constituyó una mesa de seguimiento de las medidas en marcha en este ámbito.