El Pacto de Milán de Políticas Alimentarias Urbanas (Milan Urban Food Policy Pact – MUFPP) es un tratado voluntario que firman las ciudades que se comprometen a trabajar en el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados, para asegurar comida sana y accesible a todas las personas. en un marco de acción basado en los derechos, con el fin de reducir los desperdicios de alimentos y preservar la biodiversidad y, al mismo tiempo, mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.

El documento fue suscrito por el Ayuntamiento de Madrid el 15 de octubre de 2015, junto con otras 122 ciudades, asumiendo así su papel político y económico a la hora de afrontar retos estratégicos y de gran complejidad como los que se derivan de la garantía del derecho universal al acceso a una alimentación saludable basada en los principios de sostenibilidad y justicia social.

El Marco Estratégico de Acción propuesto por el Pacto de Milán establece 6 áreas de acción:

  1. Gobernanza: preparar un contexto favorable para lograr acciones eficaces, a través de acciones como la cartografía de las experiencias locales, el intercambio de información y la participación de todos los actores del sistema local de alimentos.
  2. Dietas y nutrición: promoviendo dietas saludables, seguras, culturalmente adecuadas, ambientalmente sostenibles y fundadas en los derechos.
  3. Equidad social y económica: incluye mecanismos de protección social para garantizar que los grupos más vulnerables accedan a alimentos saludables, redefinir los programas de comedores escolares, el apoyo a la economía social y solidaria y las redes de la sociedad civil o acciones para promover empleo decente para todas las personas.
  4. Producción de alimentos: con intervenciones para el fomento y sostenimiento de la producción y la transformación alimentaria en ámbitos urbanos y periurbanos, orientar una planificación holística e integrada del uso del territorio o proteger y permitir el acceso seguro a la tierra.
  5. Distribución de alimentos: a través de la planificación de los sistemas de logística de bajo impacto ambiental, el apoyo a los mercados locales y los mercados de agricultores/as.
  6. Desperdicio alimentario: con la adopción de políticas que favorezcan la reducción de los excedentes y las pérdidas a lo largo de la cadena alimentaria, permitan la recuperación de esos excedentes y la redistribución de alimentos seguros y nutritivos y el aumento de la concienciación sobre la necesidad de reducir el desperdicio.

Actualmente el número de ciudades que ha suscrito el MUFPP alcanza las 138, pertenecientes 14 de ellas al estado español.