¡Profes de educación física!

Seguro que muchas veces en vuestras clase utilizáis juegos tradicionales como el pilla-pilla como herramienta de distensión y entretenimiento.

¿Por qué no darle una vuelta a juegos tradicionales, usando el huerto como trasfondo?

Os proponemos dos juegos:

«Mariquita, hormiga, pulgón».

Este juego sirve para repasar la interrelación existente entre estos tres personajes en el huerto. Como sabéis (y si no lo sabéis aquí os lo contamos), la mariquita es una gran depredadora de pulgones, y la hormiga los «pastorea» para obtener la rica melaza dulce de la cual se alimentan. Debido a este pastoreo, las hormigas protegen a los pulgones de sus depredadores, como la mariquita.

Para ello hay que dividir al grupo al principio en dos subgrupos, mariquitas y pulgones, y jugar durante unos 5-7 minutos como si se tratara de un polis y cacos normal, en el que las mariquitas tienen que pillar a los pulgones y llevárselos a su hoja (guarida). Se puede favorecer la reflexión posterior poniendo más niños/as en el grupo de las mariquitas, de tal manera que se entienda fácilmente que las mariquitas pueden ejercer un fuerte control sobre el número

En una segunda fase, se divide el grupo en tres subgrupos, mariquitas, pulgones y hormigas. Las hormigas en este caso deben acudir a la hoja de las mariquitas a salvar a los pulgones, abrazándolos para protegerlos de las hormigas para llevarlos a sus respectivas hojas (al otro lado del campo). En este caso, debe haber el mismo numero de mariquitas y de hormigas. Podemos ir jugando con el numero de cada uno de los personajes, para animar a la reflexión sobre el control de poblacion de los pulgones, y las consecuencias que esto tiene sobe nuestros cultivos.

Ojo! No podemos olvidar que si no hay ningún pulgón, la mariquita se quedará sin comida. Por eso, hay que conseguir entender que los pulgones en sí mismos no son del todo malos, porque aumentan y favorecen la biodiversidad. El problema real de tener pulgones en el huerto es que no existan mariquitas que puedan controlarlos, evitando que acaben con nuestros cultivos.

La cesta de verduras

Es una adaptación del juego de las cuatro esquinas, pero repasando verduras de temporada que hayamos plantado en el huerto.

Para comenzar, se determinan las verduras de cada esquina del campo de fútbol, teniendo en cuenta lo que se ha puesto en el huerto. Es bueno hacer este reparto con ellos/as. Por ejemplo, ahora en otoño podríamos hacer un repaso de las coles, de tal manera que cada esquina sea una: lombarda, repollo, brócoli y coliflor.

Todo el grupo empieza en el centro del campo, y el profe grita una de las verduras. Entonces todo el grupo tiene que correr a esa esquina. La persona que llegue la ultima se va al centro del campo, para ser la encargada de gritar una nueva verdura (que no sea la que se acaba de gritar) y fijarse en quien llega el/la ultima. Y así sucesivamente: cada persona que llegue la ultima en cada carrera, se va al centro y será la encargada de gritar una nueva verdura. Gana la persona que aguante hasta el final.

 

¿Qué os parece?

¡Mandadnos fotos si jugáis!