Los cambios sociales y culturales que se están produciendo en nuestra relación con los animales hace necesario avanzar en políticas de defensa de sus derechos. La nueva Ordenanza de Protección Animal contemplará objetivos como acabar con su abandono, la persecución del maltrato y de la cría y venta ilegales de animales de compañía, así como de especies exóticas, sin olvidar su tenencia.

Esta normativa también prevé la prohibición de las instalaciones de circos con animales, como hacen ya muchas ciudades de nuestro entorno, por la dureza de sus condiciones de vida y de sus entrenamientos, obligándoles a comportamientos contrarios a su naturaleza.

Desde las ediciones de 2016 y 2017 hemos deseado que la tradicional Fiesta de San Antón sea una Fiesta de los Animales, en la que más allá de la tradicional bendición de las mascotas en la iglesia de San Antón se haga hincapié en mejorar y garantizar su calidad de vida.

Los animales domésticos tienen una creciente presencia en la ciudad y contribuyen al bienestar y la felicidad de las personas que los adoptan y se benefician de su compañía. Son seres vivos y estamos obligados a facilitarles una existencia digna. Porque no son juguetes que se puedan abandonar.

Desde hace años el Ayuntamiento de Madrid promueve la adopción y tenencia responsable de mascotas. Quiero resaltar aquí que contamos con un puesto informativo para la adopción de animales en la Casita del Pescador, dentro del parque del Retiro, junto a la Puerta de O ́Donnell.

Al mismo tiempo, deseo insistir en que la tenencia de animales conlleva también una con- vivencia respetuosa en los espacios públicos. Es grave el abandono de excrementos caninos en la vía pública, algo que debo reprobar porque compromete la salubridad y limpieza de nuestros parques y calles.

Junto a las mascotas con las que compartimos nuestra casa, hay otros muchos animales silvestres en Madrid. Por eso, estamos renaturalizando la ciudad. La naturalización del Manzanares, tras la apertura de las compuertas que mantenían el agua estancada, ha permitido recuperar este corredor ecológico que conecta el monte de El Pardo con el Parque Regional del Sureste. Es espectacular el crecimiento de la vegetación. Y el cauce del río se ha poblado de peces, insectos, anfibios, mamíferos y aves.

Queremos que Madrid sea una ciudad cuidadora de sus animales y que proteja su fauna silvestre, donde las personas puedan beneficiarse de su presencia y bienestar. Invito a celebrar la fiesta de San Antón como una oportunidad para poner en valor la ética que defiende la protección animal y el equilibrio del ecosistema urbano.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid