El periplo de los  proyectos participativos  de mejora y recuperación de espacios públicos degradados, EmPLAZAte, diseñado para los barrios de La Guindalera y La Fuente del Berro, y Ponle Guinda!, delimitado a la Guindalera Vieja han encarado su recta final. Han transcurrido varios meses, a lo largo de los cuales los técnicos y los vecinos han intercambiado opiniones y conocimientos, han decidido qué espacios públicos eran prioritarios a la hora de intervenir y han establecido el ideario del proceso participativo: programación de sesiones informativas y talleres, recorridos a pie, toma de información, modificación de proyectos técnicos, aportación de sugerencias,  etc. Todo este engranaje participativo se plasma en los documentos de conclusiones y en los anteproyectos que darán paso a los proyectos urbanísticos

La andadura de EmPLAZAte

El objetivo planteado por  EmPLAZAte es la transformación de  cuatro plazas públicas: las de Rufino Blanco y Bocángel, en La Fuente del Berro; y las de Boston y Basilea, en La Guindalera. Alba Navarrete, coordinadora del proyecto EmPLAZAte, del Equipo técnico Improvistos, habla sobre el desarrollo de las primeras sesiones informativas celebradas los días 17 y 18 de mayo. La primera consistente en una toma de contacto, mediante el reconocimiento a pie, por parte de  los  técnicos y las vecinas y los vecinos, para conocer a fondo la problemática de la zona. A continuación se programaron varios talleres como el taller de diagnóstico, en el que  se examinaron los materiales, como fotografías y planos,  surgiendo las primeras ideas y soluciones y un tercer taller en el que se recogieron las diferentes propuestas y su gestión.

En las sesiones del 8 y el 13 de junio se desarrollaron propuestas concretas de mejora, diagnóstico y primeras ideas, reuniéndose el equipo técnico, con los departamentos municipales, en el mes de julio para plantear los nuevos diseños y elaborar propuestas técnicas.

Fin del trayecto

El proceso participativo se ha desarrollado a  lo largo de ocho sesiones, cuatro en cada barrio, en las que han tenido lugar  los encuentros, los talleres abiertos, los paseos y las  presentaciones. La última sesión ha tenido lugar en el CEIP Amador de los Ríos, a finales de octubre, presentándose las propuestas de diseño de las plazas, poniendo a disposición de los asistentes  un espacio colaborativo para esbozar dudas y preguntas, recogiendo las sugerencias para la elaboración del anteproyecto.

Este proyecto participativo pone su punto final con la devolución y la puesta en común de los diseños a las vecinas y los vecinos. El documento del proceso participativo y los diseños de los anteproyectos de EMPLÁZAte serán entregados a la Junta Municipal del Distrito, el día 16 de noviembre, publicándose a continuación  para su acceso a la ciudadanía.

La técnica Alba Navarrete valora la participación ciudadana, “porque las necesidades de la vida cotidiana no se averiguan sino es por los vecinos“. Considera muy relevante la participación desde un enfoque de género (las mujeres son las más responsables de la economía de los cuidados) y  desde  un enfoque de generación (mayores  y niños). “Este proceso participativo va a ser una referencia para nosotros y para el barrio. Todo un éxito”.

Ponle Guinda! un proyecto que incorpora la información social

El proceso participativo, para la mejora de espacios urbanos de la Guindalera Vieja ha tenido como finalidad definir colaborativamente un diagnóstico sobre los espacios urbanos del barrio, priorizando los lugares de actuación, diseñando las pautas de mejora que guíen los proyectos que se redacten sobre el barrio y   definiendo pruebas piloto de actuaciones concretas.

Los primeros talleres participativos se organizaron los días 9,10 y 11 de marzo, en el Centro Cultural Buenavista y también en la calle. En la primera sesión, dice Arnau Boix, técnico de Iniciativa Estel, se formaron tres grupos de trabajo: el de Estancia, para estudiar los espacios públicos de estancia, plazas y lugares de encuentro; el grupo de Movilidad, para el estudio de la accesibilidad y recorridos   y el grupo de Memoria Histórica, para recuperar la memoria del barrio. Estos  grupos se han mantenido hasta el final del proceso participativo, que ha tenido lugar  el 19 de octubre, día de la presentación a las vecinas y vecinos de tres anteproyectos: el esquema de movilidad y los anteproyectos urbanísticos de la calle Béjar y la plaza José Picón y entorno. Una presentación, que según Arnau Boix ha tenido muy buena acogida entre los ciudadanos.

A grandes rasgos,  la actividad de los talleres ha consistido en  un recorrido por  el barrio a pie,  toma de información para elaborar un diagnóstico, ordenación de la información y elaboración del documento de conclusiones.

Arnau Boix es partidario de incorporar el análisis participativo al estudio técnico, como parte de la información. “Las decisiones técnicas deben tener en cuenta las prioridades de las personas. Deben incluirse en la toma de decisiones.

Los técnicos Alba Navarrete y Arnau Boix destacan la colaboración de los alumnos de los colegios públicos La Guindalera y Amador de los Ríos, a través de los talleres y de sus diagnósticos sobre los espacios públicos.

Dar el testigo

El proceso participativo  de ambos proyectos de rediseño urbano ha durado varios meses, participando activamente las vecinas y vecinos. Lo ideal, según Alba Navarrete, sería  formar un grupo que dé seguimiento para lo que vaya  a pasar a partir de ahora. Dar el testigo para mantener la continuidad.