Las mejores instalaciones

La Sabina dispone de un edificio, una zona exterior de juegos y otra zona ajardinada, situados en  una parcela de más de 5.000 metros cuadrados, en la calle Cañón del Río Lobos, con vuelta a la calle Provenza. El presupuesto destinado por la Dirección General de Patrimonio para este centro supera los tres millones de euros. Según Pablo Carmona, concejal del distrito de Moratalaz, “este proyecto parte de la necesidad del distrito de Moratalaz de tener más plazas de educación infantil”.

Sobre el proceso de creación de la Escuela Infantil Sabina, Pablo Carmona entiende que el siguiente paso “sería establecer un sistema de remunicipalización y de apertura de escuelas 100% públicas que fortaleciesen la educación de 0 a 3 y de 0 a 6 años, a través de una red municipal innovadora y que ponga en el centro las necesidades de los niños y las niñas”.

El lunes 4 de febrero, la alcaldesa Manuela Carmena, la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, la directora general de Educación y Juventud, Paloma Catalina y la directora de la escuela, Cristina Vallojera, visitaron la escuela, destacando en sus intervenciones, el diseño de las instalaciones, las aulas, los patios, las salas, la zona de lavado y la cocina; su luminosidad y la calidad del  mobiliario y el material didáctico.

Conseguir la calidad educativa

La Escuela Infantil Sabina tiene una capacidad de 156 plazas, en las que se incluyen las destinadas a bebés, de las que hay mucha demanda en el distrito, y una plantilla de 29 trabajadores.

Según Pablo Carmona, uno de los objetivos de este proyecto es “la mejora de los sistemas pedagógicos con pareja educativa y de los sistemas de puntuación de las familias, donde hay más igualdad y posibilidades para las familias que más lo necesitan, incluida la tendencia a la gratuidad del servicio”.

La alimentación saludable y ecológica

Los niños y niñas tienen la posibilidad de hacer dos comidas al día en la Sabina, disponiendo la escuela de su propia cocina y de una zona amplia de lavado, necesaria para mantener limpios los baberos, manteles, sábanas, etc., de las 12 unidades escolares.

La alimentación saludable y ecológica es uno de los objetivos prioritarios de calidad de las escuelas infantiles municipales, de ahí que la escuela Sabina confeccione los menús, siguiendo el criterio de la Red Municipal, que establece la creación de grupos formados por las escuelas y las familias para encargarse de la elaboración, la mejora y la revisión de los menús.

La Escuela Infantil Sabina, que está comenzando su andadura en el distrito, ofrece un espacio de calidad para los más pequeños. Un espacio de juego, de relación y de aprendizaje, porque se trata de una escuela acogedora y amable.