‘Gracias Muelle’, es el título de la obra ganadora del II Certamen de Arte Urbano que la Junta Municipal de Latina organiza en honor del grafitero más popular del distrito. En esta ocasión representa la figura de Muelle junto a la boca de metro Campamento y la inspiración que representa para una grafitera. La obra se suma a la ya realizada el pasado año por el ganador de la primera edición, Francisco Jaime Reyes, denominada ‘Muelle Fondo’ en el Centro Sociocultural Almirante Churruca, donde este miércoles se ha hecho entrega de las distinciones a Enrique Suárez Rodríguez y a los dos finalistas del certamen.

“El arte tiene expresiones tan diversas como las que encontramos en los museos más ortodoxos y las que surgen en la calle”, ha explicado el concejal de Latina, Carlos Sánchez Mato. “De la segunda hay indudables maestros y hemos tenido la fortuna de tener uno en nuestro distrito, Juan Carlos Argüello, Muelle.”

Familiares del artista fallecido han participado en el acto de entrega de premios, en el que todos los grupos municipales han coincidido en la importancia del certamen. Muelle nunca quiso que sus obras callejeras se usaran con fines publicitarios y sigue siendo un ejemplo a seguir para las nuevas generaciones.

El concursante distinguido por el jurado del certamen con el primer premio, Enrique Suárez, ha recibido un trofeo y un reconocimiento de 500 euros, mientras que César Manuel Frey Álvarez, obtuvo un diploma y una distinción de 200 euros como primer finalista por su obra ‘Te echamos de menos Muelle’. La tercera premiada fue Mónica Gómez Martínez por su ‘Chica en bici’.

Juan Carlos Argüello nació en 1965 y pasó su infancia y gran parte de su adolescencia en Campamento, un barrio del distrito de Latina. Su primer grafiti documentado data de 1985. Basadas en una firma, las obras callejeras de Muelle se convirtieron en un estilo que creó escuela, la de los llamados “flecheros” madrileños, entre ellos artistas como Bleck La Rata, Rafita o Glub. Argüello dibujaba la palabra ‘Muelle’, y pintaba debajo una espiral hacia la derecha que terminaba en una punta de flecha encerrada en un círculo, en referencia al registro que había hecho de su firma en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Actualmente se conservan pocos grafitis de Argüello. Uno en el número 30 de la calle Montera, en el centro de la ciudad, y otro en la calle Seseña, en el distrito de Latina. En su barrio, Campamento, un quiosco de prensa cerrado le recuerda con un retrato suyo y un grafiti donde está su firma reproducida.