Cuando el conocidísimo fotógrafo húngaro, Robert Capa, llegó a España para inmortalizar en sus fotos la Guerra Civil, no vino sólo, sino con un grupo de intrépidos fotorreporteros europeos. Entre ellos, una mujer: Kati Deutsch, una compañera húngara y sindicalista, que más tarde se haría mejicana convirtiéndose en Kati Horna.

Parte de esa colección de instantáneas que disparó durante el conflicto bélico se muestran ahora en el Centro Dotacional Integrado –Palos de la Frontera, 40 y Canarias,14-, que ofrece además una visita guiada el 23 de septiembre a las 12:30, a cargo del coordinador de la exposición, José María Oterino, para conocer todos los detalles sobre la vida y obras de Horna.

“Guerra y revolución- 1936-1939-” es un ejemplo de la visión que Kati Horna tuvo de la contienda, mostrando escenas cotidianas, rostros, retratos, calles bombardeadas y mujeres valientes. Esta muestra forma parte de las Jornadas organizadas con motivo del 80 aniversario de la creación de la Federación Mujeres libres (1937-2017) que se fundó para la lucha y defensa de la igualdad de las mujeres. La celebración también incluye la exposición “La mujer en el anarquismo español” que pueden visitarse hasta el 25 de septiembre en el CDI, de lunes a sábado, de 9 a 21 horas.

La obrera de la fotografía

Kati Horna llegó a España con 24 años pero antes había vivido en París donde ya trabajaba como fotógrafa de prensa para una agencia francesa. Se unió a Capa y fue enviada a retratar la penosa situación del país donde colaboraba con varias publicaciones republicanas. Aquí conoce al artista José Horna, del que tomará el apellido, y ambos huirán al finalizar la guerra a México, donde entrarán en contacto con el surrealismo y la vida artística del exilio, y donde fallecería en 2000.

Horna vivió de su trabajo, reivindicando su papel como mujer y la igualdad social;  destaca por sus fotos que reflejan lo cotidiano, lo diario, labores de mujeres, calles y niños.