La profesora e investigadora estadounidense Beth Noveck (ahora directora de The Gov Lab) lleva años estudiando y asesorando en las relaciones entre las instituciones y la ciudadanía.

Formó parte del primer gobierno de Obama como directora de la iniciativa de Gobierno Abierto hasta 2011, un proyecto que no funcionó, como ella misma ha contado en diversas ocasiones.

Sobre esa iniciativa y su experiencia en participación ciudadana ha hablado Noveck en la apertura de ConsulCon17, los talleres y conferencias sobre el software libre CONSUL, que es la base de la plataforma Decide Madrid.

85.000 comentarios… Y no pasa nada

“Cuando estaba en el equipo en los primeros 100 días [de gobierno de Obama], tuve una gran idea: preguntar a la ciudadanía de EE.UU. que opinara y determinara las políticas. 85.000 personas entregaron ideas y propuestas. ¿Qué creéis que pasó? No pasó nada.

¿Qué puedes hacer cuándo te llegan 85.000 comentarios? Obama no pudo leerlo porque no teníamos un diseño para el proceso que realmente pudiera recoger esa participación”, ha contado Noveck.

En ConsulCon17, la directora de The Gov Lab ha analizado la relación entre gobiernos y ciudadanía. “Tenemos la sensación de que el gobierno está dormido y que la sociedad civil hace tareas que esperamos que haga el gobierno”.

Como ciudadanos podemos hacer más con el poder de la tecnología

Por otro lado, Noveck ha sentenciado que lo que ha tildado de “el gran derecho democrático” (votar “una vez al año”), es “insuficiente”. Cree que como ciudadanos, con el poder de la tecnología, “podemos hacer más“. “Tenemos que implicarnos, es imperativo”.

El sueño de Noveck: diálogo constante

Noveck ha confesado que su sueño es que el gobierno converse todos los días con la ciudadanía y que exista muy poca diferencia entre ambos.

Beth Noveck charlando con el concejal de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, en Medialab-Prado durante ConsulCon17
Beth Noveck charlando con el concejal de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, en Medialab-Prado durante ConsulCon17. Foto: Álvaro Minguito/Medialab

Para conseguir ese objetivo, la profesora de la Universidad de Nueva York ha recalcado que la transparencia y los datos abiertos son imprescindibles, así como recabar el conocimiento “ampliamente distribuido en la sociedad”.

Todos podemos aportar porque tenemos conocimiento experto y experiencia vivida

“Todos podemos aportar, porque somos ingenieros, informáticos, médicos, cuidamos a una persona que sufre una enfermedad. Todos tenemos conocimiento experto y experiencia vivida”, ha relatado.

Conocimiento ciudadano en las instituciones

Para Noveck, la implicación de la ciudadanía que vierte su conocimiento en las instituciones es un campo que aún se está explorado: “Vemos investigación científica ciudadana, gente que se organiza para conseguir cambios sociales. Eso no puede ocurrir al margen de las instituciones”.

En ese sentido, ha puesto ejemplo de proyectos que buscan resolver los problemas de los habitantes de las ciudades y que las aportaciones impacten sobre las decisiones que se toman, como Better Together, en Australia; RevoluciónCR en Costa Rica o Desafío SP, en México.

¿Qué se puede conseguir con este tipo de iniciativas según Noveck?

  • Una evaluación y un seguimiento de si las leyes están funcionando.
  • Que cualquier persona pueda estar representada en la elaboración de las leyes y no solo los “lobbies con dinero”.
  • Participación vista como inteligencia colectiva que consigue implicar a gente diversa.
  • Participación como algo cotidiano que da lugar a un gobierno más eficaz.

Mira la charla completa de Beth Noveck y la introducción de Pablo Soto