El 28 de agosto, el diario ABC publica una noticia titulada “Carmena gasta 56 millones en remunicipalizar la Funeraria” en la que se afirma que:

El equipo de Gobierno, que prevé que al remunicipalizar el servicio se multipliquen por siete los ingresos del Ayuntamiento, deberá abonar 31,8 millones de euros para mantener a los 529 empleados de la actual Empresa Mixta de Servicios Funerarios. A esta cantidad hay que sumar otros 23,8 millones para rehabilitar los cementerios, especialmente la a Almudena, que supone el grueso con 16 millones de euros.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se especifica que:

  • La conversión de empresa mixta a empresa pública no supone ningún gasto extraordinario para las arcas municipales, ya que tan sólo es necesario efectuar un cambio en el registro contable mediante el que se trasladan tanto los gastos como los ingresos.
  • Los 31,8 millones de euros en remuneración de trabajadores que se señalan son un gasto que, evidentemente, ya asumía la empresa mixta. Los 23,8 millones destinados a la reparación de los cementerios no son atribuibles a la creación de la empresa pública, sino al déficit de inversiones en el que incurrió la empresa mixta en los años anteriores (como el propio diario ABC relata en su artículo).
  • Como empresa pública se reducirán los gastos en tres sentidos:
    • Se dejará de destinar la mitad de los beneficios a pagar dividendos al socio privado.
    • Se dejará de pagar al socio privado el canon de gestión (un dividendo mínimo obligatorio que se había fijado en un 20% de los beneficios antes de impuestos).
    • Gracias a la nueva naturaleza pública de la sociedad, ahorrará en impuestos, ya que podrá tener bonificaciones en el Impuesto de Sociedades y el Impuesto de Bienes Inmuebles.

En definitiva, la remunicipalización implica un cambio en los apuntes contables que, en vez de conllevar gastos extras para el Consistorio, le supondrá ahorro económico.