El 17 de agosto, El Confidencial publica la noticia “Carmena y Barbero se blindan con una legión de escoltas en su visita a La Paloma”, en la que se asegura que:

Una quincena de agentes municipales acompañaron a la regidora y al delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, en los actos que se celebraron tanto por la mañana como por la tarde. Normalmente, la alcaldesa lleva cuatro escoltas, todos de la Policía Municipal, que este lunes se multiplicaron.

Si bien es cierto que existía un número de agentes importante, tal y como indica la noticia, el desglose de los mismos no se corresponde a la asignación real: ninguna persona tenía asignada más de tres escoltas. Por motivos de seguridad, se considera importante no hacer público el desglose exacto, pero sí se puede aclarar, tal y como se trasladó al medio en concreto antes de la publicación de la noticia, que el total de escoltas presentes velaban por la seguridad de todas las autoridades: además de la alcaldesa, el tercer teniente de alcalde Nacho Murgui, el concejal delegado de Salud, Seguridad y Emergencias Javier Barbero, el concejal de Centro Jorge García Castaño, la portavoz del grupo municipal Ciudadanos Begoña Villacís, la portavoz del PSOE Purificación Causapié, el concejal del PP Íñigo Henríquez De Luna, varios coordinadores de área y varios directores generales; además, asistieron varios altos cargos de la Comunidad de Madrid. En definitiva, la presencia de un número importante de cargos públicos determina los dispositivos de seguridad, responsabilidad de la Policía Municipal de Madrid.

La presencia de agentes en el dispositivo no se hubiera alterado significativamente en términos cuantitativos en relación con la presencia o no de la alcaldesa de Madrid, sino que el número total viene determinado por el total de cargos públicos y por otros dos criterios: las características especiales del evento (una procesión que implica exposición en la calle durante un tiempo alargado) y el nivel de alerta terrorista vigente.

Transcribimos las declaraciones del Coordinador General del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Daniel Vázquez, que fueron facilitadas al medio en cuestión antes de la publicación de la noticia:

En la procesión no sólo estaba la alcaldesa, Manuela Carmena. Había varias autoridades municipales (Villacís, Barbero, Murgui y más concejales, algunos coordinadores de áreas, el Director General de Policía Municipal) y autoridades de la Comunidad de Madrid. Es competencia de Policía Municipal proteger a las autoridades. Además, una procesión es una situación que genera más riesgos que otras actividades, por lo que, teniendo en cuenta la situación actual de alerta antiterrorista, se puso en marcha el correspondiente dispositivo de seguridad para proteger adecuadamente a todas y todos los mencionados. Por motivos obvios de seguridad no se pueden dar datos del numero de escoltas o policías que participaron en el mismo. Es decir, que se trató de un operativo puesto en marcha para todas las autoridades presentes, dentro de la normalidad de este tipo de dispositivos. Nada que destacar al respecto, salvo el buen trabajo desempeñado habitualmente por los agentes policiales.