El 5 de julio, El País publica la noticia “Carmena creará un nuevo modelo de seguridad con jurados vecinales”, en la que se asegura que:

A través de la implantación de la llamada Policía Comunitaria, se pretende crear una estructura policial, judicial y social paralela a la existente. Esta incluye un gestor de barrio (nombrado por el Ayuntamiento), del que dependerán los agentes municipales y una mesa de convivencia y seguridad. El Consistorio pretende crear también “jurados vecinales”, donde se encontrarán víctimas y delincuentes.

En días sucesivos, este mismo periódico continúa publicando noticias sobre los “jurados vecinales”  o “jurados populares”. En la edición impresa del 12 de julio aparece el titular “El Ayuntamiento presenta los jurados populares a los vecinos de Lavapiés”.

Desde el Área de Salud, Seguridad y Emergencias se explica que:

  • El Proyecto Piloto de Seguridad Comunitaria, que arranca en Lavapiés, está en fase de diagnóstico y diseño participativo, como así figuraba en el documento de consulta que se presentó a los grupos municipales. Se integra en la Mesa de Convivencia, aprobada por unanimidad por todos los grupos políticos en el pleno del Distrito Centro.
  • No se trata de un sistema paralelo porque no sustituye al sistema judicial, tiene otras funciones: el objetivo es intentar resolver los problemas de convivencia antes de que lleguen a tribunales y no está pensado para delitos, sino para infracciones que impidan la convivencia cotidiana (ruidos, ocupación del espacio público, etc). Aunque sí se pueden atajar problemáticas de seguridad, siempre que afecten a la convivencia.
    La expresión “jurados vecinales” u otros términos a los que han hecho referencia algunos medios pertenecen a esquemas de otros proyectos, de buenas prácticas internacionales que se presentaron como documentación informativa a los grupos municipales, no tienen que ver con el actual proyecto y no hay nada en ellos que el Ayuntamiento haya decidido implantar a priori.
  • Debido a que el proyecto aún está en elaboración, no se puede determinar qué dispositivos se activarán, siempre por consenso dentro de la Mesa de Seguridad y Convivencia. La reunión con vecinos y vecinas celebrada esta semana es parte de este proceso.
  • El modelo de policía comunitaria, enfocado a la mediación y resolución de conflictos, ha demostrado índices de éxito elevados en la prevención de delitos. Existen proyectos de esta índole que han conseguido reducir el número de delitos en EEUU, Londres o Berlín. Más información en “Preguntas y respuestas sobre el proyecto de Policía Comunitaria en Lavapiés”.

Documentos

Estos datos han sido puestos a disposición de El País por parte del gabinete de comunicación del Ayuntamiento de Madrid con anterioridad al 5 julio. Se han atendido a los requerimientos de información de este medio, y de todos los que lo han solicitado, a diario.