Recientemente hemos conocido que la recaudación prevista en concepto de licencias de terrazas durante 2017 es de 7.833.123 euros, un 14,4% inferior a 2016. Este descenso se debe a que este año el cálculo de lo que debe pagar cada establecimiento está más ajustado a la situación económica del lugar en el que se encuentre. Es decir, cada bar o restaurante paga por su terraza un precio vinculado a la utilidad real y el potencial de negocio. Para ello hemos revisado el Índice Fiscal de Calles.

¿Qué es el Índice Fiscal de Calles?

Es una clasificación de las calles de una localidad en función de su valor real. En el caso Madrid el índice recoge calles y, en el caso de las que son especialmente largas, tramos de calles. Todas esas calles y tramos se clasifican en nueve categorías, siendo la categoría 1 la que engloba a las de más valor y la 9 la que reúne a las de menos.

¿Cómo se calcula el valor de las calles?

A través de un procedimiento técnico exhaustivo que utiliza herramientas informáticas de Sistemas de Información Geográfica. A través de este sistema, los técnicos municipales valoran varios tipos de información sobre cada territorio, especialmente el mapa de zonas de valor del Catastro y los mapas de los que disponemos en el Ayuntamiento. Tienen en cuenta el uso que se le da a los inmuebles que están en cada calle (residencial, comercial, oficinas, industria), las características intrínsecas de las fincas (forma irregular, depreciación funcional de la construcción, viviendas interiores, etc), y otros elementos que tienen que ver con el mobiliario urbano y las infraestructuras disponibles. De esta manera se puede establecer de manera muy ajustada el valor económico de una calle.

¿Quién realiza este cálculo?

Lo realiza los técnicos de la Agencia Tributaria de Madrid a partir de los datos que ofrece la Dirección General del Catastro (dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública) y los datos que se disponen en la Cartografía Municipal.

¿Cuándo se hace?

En diciembre de 2016 se aprobó un nuevo Índice Fiscal de Calles. Era necesario actualizar el valor de las calles, teniendo en cuenta que el último índice se había realizado en 2008 y desde entonces se habían registrado importantes cambios en el conjunto de Madrid y en cada una de sus calles.

Todo el tiempo que había estado el índice sin actualizarse había provocado que la categoría fiscal de las calles hubiese quedado desfasada y no se correspondiese con su valor real.

¿Qué efectos tiene?

En Madrid se pagan diversos tributos por la utilización del espacio público, es decir, por desarrollar una actividad económica que implica la ocupación de la calle. Es lo justo para el conjunto de la ciudadanía, teniendo en cuenta que hay un interés privado en el uso del espacio público. La mayor parte de esos tributos se calculan en función de los metros cuadrados ocupados, los elementos que utilizan y el lugar en el que están.

Debido al principio de progresividad fiscal muchos tributos se pagan en función de la capacidad adquisitiva del contribuyente: cuanto más dinero gane, más paga. En las calles con mayor valor hay más oportunidades de ganar más dinero con una actividad económica que en las de menor valor, por eso se paga más en las primeras. Algunos tributos afectados son: el impuesto de actividades económicas y las tasas de cajeros automáticos, de terrazas, de vallas, andamios y otras ocupaciones de similar naturaleza, de paso de vehículos, de reservas de espacio público para aparcamiento exclusivo de vehículos y ocupación de otro tipo de maquinaria, equipos, casetas u otros elementos, etc.