Por este motivo han bajado las tasas de terrazas en 18 de los 21 distritos

Recientemente hemos conocido que la recaudación prevista en concepto de licencias de terrazas durante 2017 es de 7.833.123 euros, un 14,4% inferior a 2016. Este descenso se debe a que este año el cálculo de lo que debe pagar cada establecimiento está más ajustado a la situación económica del lugar en el que se encuentre. Es decir, cada bar o restaurante paga por su terraza un precio vinculado a la utilidad real y el potencial de negocio. Para ello hemos revisado el Índice Fiscal de Calles.

¿Qué es el Índice Fiscal de Calles?

Es una clasificación de las calles de una localidad en función de su valor real. En el caso Madrid el índice recoge calles y, en el caso de las que son especialmente largas, tramos de calles. Todas esas calles y tramos se clasifican en nueve categorías, siendo la categoría 1 la que engloba a las de más valor y la 9 la que reúne a las de menos.

¿Cómo se calcula el valor de las calles?

A través de un procedimiento técnico exhaustivo que utiliza herramientas informáticas de Sistemas de Información Geográfica. A través de este sistema, los técnicos municipales valoran varios tipos de información sobre cada territorio, especialmente el mapa de zonas de valor del Catastro y los mapas de los que disponemos en el Ayuntamiento. Tienen en cuenta el uso que se le da a los inmuebles que están en cada calle (residencial, comercial, oficinas, industria), las características intrínsecas de las fincas (forma irregular, depreciación funcional de la construcción, viviendas interiores, etc), y otros elementos que tienen que ver con el mobiliario urbano y las infraestructuras disponibles. De esta manera se puede establecer de manera muy ajustada el valor económico de una calle.

¿Quién realiza este cálculo?

Lo realiza los técnicos de la Agencia Tributaria de Madrid a partir de los datos que ofrece la Dirección General del Catastro (dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública) y los datos que se disponen en la Cartografía Municipal.

¿Cuándo se hace?

En diciembre de 2016 se aprobó un nuevo Índice Fiscal de Calles. Era necesario actualizar el valor de las calles, teniendo en cuenta que el último índice se había realizado en 2008 y desde entonces se habían registrado importantes cambios en el conjunto de Madrid y en cada una de sus calles.

Todo el tiempo que había estado el índice sin actualizarse había provocado que la categoría fiscal de las calles hubiese quedado desfasada y no se correspondiese con su valor real.

¿Qué efectos tiene?

En Madrid se pagan diversos tributos por la utilización del espacio público, es decir, por desarrollar una actividad económica que implica la ocupación de la calle. Es lo justo para el conjunto de la ciudadanía, teniendo en cuenta que hay un interés privado en el uso del espacio público. La mayor parte de esos tributos se calculan en función de los metros cuadrados ocupados, los elementos que utilizan y el lugar en el que están.

Debido al principio de progresividad fiscal muchos tributos se pagan en función de la capacidad adquisitiva del contribuyente: cuanto más dinero gane, más paga. En las calles con mayor valor hay más oportunidades de ganar más dinero con una actividad económica que en las de menor valor, por eso se paga más en las primeras. Algunos tributos afectados son: el impuesto de actividades económicas y las tasas de cajeros automáticos, de terrazas, de vallas, andamios y otras ocupaciones de similar naturaleza, de paso de vehículos, de reservas de espacio público para aparcamiento exclusivo de vehículos y ocupación de otro tipo de maquinaria, equipos, casetas u otros elementos, etc.

Entendiendo la regla de gasto y varios conceptos relacionados

Las noticias de las últimas semanas recogen las diferencias entre el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Hacienda en torno a la regla de gasto y las posibles repercusiones de su incumplimiento a raíz de la interpretación. Vamos a explicar algunos conceptos relacionados.

Regla de gasto

La regla de gasto es una limitación que impide a los ayuntamientos aumentar el gasto público más allá de una tasa de referencia basada en el crecimiento de la economía española. Se trata de una interpretación realizada por el Ministerio de Hacienda, que podría modificarse sin necesidad de cambiar la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Acuerdo de no disponibilidad

Es un acuerdo al que debe dar luz verde el Pleno del Ayuntamiento. Supone la retirada del presupuesto de una cantidad de dinero determinada. Esta cantidad no podrá ser utilizada en el ejercicio presupuestario, es decir, durante ese año. Sólo se puede retirar crédito disponible, es decir, aquella cuantía presupuestaria que todavía no ha comenzado a utilizarse. El dinero queda inmovilizado como el objetivo de la contención de gasto.

Inversiones reales

Son aquellas actuaciones del Ayuntamiento para crear o modernizar infraestructuras y patrimonio de la ciudad (carreteras y aceras, centros culturales, polideportivos, autobuses…). En el capítulo 6 de los presupuestos del Ayuntamiento se recogen las inversiones que realiza directamente el consistorio y en el capítulo 7 las inversiones que realizará otro organismo (como una empresa pública, por ejemplo la EMT). Ambas son inversiones reales.

El acuerdo de no disponibilidad acordado por el pleno del Ayuntamiento de Madrid proviene en buena parte de esas inversiones reales, que pasan a ser inversiones financieramente sostenibles.

Inversiones financieramente sostenibles

Son inversiones que se costean con el remanente de tesorería del año anterior y por tanto al margen del Presupuesto. Tienen que cumplir una serie de características: deben tener un mínimo de vida útil superior a cinco años y ejecutarse durante el ejercicio en el que fueron aprobadas; no pueden incrementar el presupuesto anual y conllevan la elaboración de memoria económica detallada del coste y los efectos que puede tener cada una de las inversiones.

Aquí explicamos cómo fueron las IFS de 2016.

Bajas por licitaciones

Es el ahorro presupuestario logrado por haber empleado menos dinero para licitaciones de lo que se había previsto en un primer momento.

Pongamos un ejemplo hipotético: en el presupuesto se preveía gastar 200.000 euros en la remodelación de un edificio público, pero finalmente el proyecto para realizar esa obra se adjudica por 180.000 euros. Los 20.000 restantes corresponderían a una baja por licitaciones.

Otra parte del acuerdo de no disponibilidad aprobado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid procede de esas bajas por licitaciones. Por ejemplo, se han destinado cinco millones menos a la factura de la electricidad gracias a las estrategias de eficiencia energética.

¿Dos deudas o la misma?

Periódicamente el Ayuntamiento informa sobre la amortización de la deuda. Se refiere a los pagos pendientes de préstamos a largo plazo con entidades financieras y avales más los intereses generados.

En esas informaciones se emplean dos conceptos distintos, la Deuda Viva y la Deuda PDE. Se refieren a dos maneras diferentes de medir esos pagos pendientes. Os explicamos las diferencias.

  • Deuda viva: es el volumen de deuda medida según la legislación estatal (artículo 53 del Texto Refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales). Se calcula con la metodología que emplea el Ministerio de Hacienda para analizar la deuda de las diferentes administraciones. La deuda viva a finales de 2016 del Ayuntamiento de Madrid era de 3.720.038.985 euros.
  • Deuda PDE: Es la deuda medida con la metodología del Protocolo de Deficit Excesivo (PDE) que recoge la legislación europea (Reglamento (CE) nº 479/2009 del Consejo Europeo). Es la metodología que emplea el Banco de España para presentar sus datos. La Deuda PDE a finales de 2016 del Ayuntamiento de Madrid era de 3.696.370.000 euros. La deuda elaborada según el PDE no incluye la deuda de una administración pública en poder de otras administraciones públicas ni los créditos comerciales y otras cuentas pendientes de pago, por eso es algo más baja que la deuda viva.

Esta es la evolución de estos dos tipos de deuda en los últimos años:

Los datos se pueden consultar más detalladamente en el Informe de Endeudamiento de marzo de 2017 (PDF). La deuda de otras administraciones con el Ayuntamiento de Madrid ascendía, a 31 de diciembre de 2016, a 237 millones de euros.

Tres conceptos sobre estabilidad presupuestaria

Explicamos tres conceptos recurrentes a la hora de hablar sobre los presupuestos.

Superávit

Una administración pública registra superávit cuando cuenta con más ingresos que gastos en un periodo de tiempo, normalmente un año. Si sucede lo contrario, registra déficit. En el presupuesto quedan reflejados los ingresos y gastos previstos, por lo que es posible saber con anterioridad la cantidad de superávit o déficit que se prevé alcanzar. Cuando transcurre ese periodo de tiempo se anotan los gastos e ingresos realmente tenidos y se puede ver cómo de cerca o de lejos quedaron esas previsiones.

Aquí te hablamos de esto: El Pleno aprueba el Presupuesto de 2017.

Periodo medio de pago

El indicador Periodo medio de pago (PMP) mide el plazo que transcurre desde la presentación de las facturas por la entrega de bienes, prestación de servicios o certificaciones de obra, a cargo del proveedor y el pago material de la operación. En definitiva, el indicador mide cuánto tarda el Ayuntamiento en pagar a sus proveedores. Según la normativa vigente este periodo no puede superar los 30 días naturales. Los datos se ofrecen a partir de ese plazo máximo: si el indicador es, por ejemplo, un 10, quiere decir que el Ayuntamiento paga a los 40 días (es decir, 10 días después del plazo máximo); si el indicador es negativo es que se paga antes del plazo máximo (por ejemplo, -5 significa que se paga en 25 días).

Aquí hablamos de esto: El plazo de pago a proveedores del Ayuntamiento se reduce.

Amortización de deuda

Amortizar es efectuar pagos para reducir la deuda acumulada por una administración pública y los intereses correspondientes. Se trata de amortización anticipada cuando se efectúan devoluciones antes de las fechas pactadas inicialmente. En muchos casos esa amortización anticipada implica penalizaciones.

Aquí hablamos de esto: El Ayuntamiento de Madrid reduce la deuda en 923 millones de euros.

Capítulos del Presupuesto

El presupuesto de un Ayuntamiento especifica los gastos previstos a lo largo de un año y los ingresos que se esperan obtener durante el mismo periodo.

Todos los ayuntamientos deben aprobar su presupuesto en el Pleno el último trimestre del año anterior. Si no se consigue, la legislación establece que se prorroga automáticamente el del ejercicio anterior.

Los presupuestos están divididos en una serie de apartados llamados capítulos. Aquí explicamos qué se incluye en cada capítulo:

  • Capítulo 1: Gastos de personal
    Incluye salarios y retribuciones de funcionarios y otros empleados municipales, cotizaciones a la Seguridad Social, indemnizaciones y prestaciones sociales.
  • Capítulo 2: Gastos en bienes corrientes y servicios
    Se refiere al mantenimiento de edificios, de zonas verdes, de mobiliario urbano, alumbrado público, a la limpieza de la ciudad, la recogida de basuras, agua, electricidad, alquileres. En resumen, se trata de los gastos de funcionamiento de la ciudad de Madrid.
  • Capítulo 3: Gastos financieros
    Son los intereses derivados de operaciones financieras como créditos y préstamos.
  • Capítulo 4: Transferencias corrientes
    Allí se incluyen aportaciones, como la que se realiza al Consorcio Regional de Transportes de Madrid, y subvenciones a familias, empresas e instituciones sin fin de lucro para que hagan gastos corrientes.
  • Capítulo 5: Fondo de contingencia y otros imprevistos
    Sirve para financiar gastos que no han sido previstos inicialmente, como sentencias y otros imprevistos que se puedan presentar durante el año.
  • Capítulo 6: Inversiones reales
    Es el dinero que se gasta en crear y reformar infraestructuras. Se trata de obras en centros de mayores, instalaciones deportivas, centros culturales, parques de bomberos, colegios, escuelas infantiles, parques y jardines, obras de urbanización, compra de mobiliario, equipamiento informático, etc.
  • Capítulo 7: Transferencias de capital
    Son las aportaciones y subvenciones que hace el Ayuntamiento a entidades, familias e instituciones para que hagan sus inversiones. Incluye, por ejemplo, las transferencias a la EMT para comprar autobuses o a la EMVS para adquirir suelo o viviendas.
  • Capítulo 8: Activos financieros
    Aquí es donde se contempla el dinero para contraer deuda, devolver préstamos, adquirir bonos, obligaciones o acciones.
  • Capítulo 9: Pasivos financieros
    El lo que corresponde al pago de amortización de deudas y devolución de préstamos y fianzas.

Esta la distribución por capítulos del Presupuesto del Ayuntamiento de Madrid en 2017:

¿Quieres saber más?

Para entendernos cuando hablamos de economía

Números, porcentajes, conceptos ininteligibles. Las noticias del Área de Economía y Hacienda hablan de temas que influyen directamente en la vida de todas las personas que vivimos en Madrid, pero a veces cuesta tanto entenderlas que ni siquiera conseguimos leerlas hasta el final.

De las cifras no podemos prescindir. Al fin y al cabo hablamos, de economía. Lo que sí podemos intentar es facilitar un poco la comprensión de los términos y precisamente ese es el objetivo de este blog.

Econoqué está pensado como glosario de todos esos términos que aparecen en notas de prensa, en intervenciones en los plenos, en debates entre los diferentes grupos municipales e incluso en la documentación municipal y las cartas que llegan desde el Ayuntamiento.

Será el lugar en el que podamos consultar los conceptos que se nos escapen o los que nos planteen dudas.

Nuestra intención es añadir nuevos conceptos de manera periódica con explicaciones fáciles de entender. Esperemos que os sirva de ayuda.